Machete (2010)

Las películas de Robert Rodríguez son taaaaan entrañables… Sobre todo las que hace porque le da la gana. Que Robert Rodríguez tiene su filmografía dividida en dos lo sabe todo el mundo: una para pasar el rato y una para ganar pasta. Ejemplo de lo primero sería la trilogía de El mariachi, y ejemplo de lo segundo las cuatro películas de la saga Spy Kids —me niego a entrar en esa discusión, a estas alturas podéis saber qué opino sobre esa saga mejor que yo—.

Robert Rodríguez es además el hombre orquesta por excelencia. En la industria del cine, sobre todo en los comienzos en la industria del cine, no es raro que uno tenga que dirigir, ponerse detrás de la cámara, escribir el guión, hacer el casting —entre los amigos que acepten por pago una cerveza–… os hacéis una idea. Pero es que Robert Rodríguez tiene pasta para pagar esas cosas y aún así lo hace él. Es director, productor, guionista, editor, actor, compositor —nota: no vale mucho como compositor pero sus canciones son peligrosamente pegadizas. Y le gusta más una guitarra que a un friki una edición limitada de un sable de Star Wars—, ayudante de dirección y un montón enorme de cosas más.

MV5BMTUwNzIwMDY0OF5BMl5BanBnXkFtZTcwMzM3Njg2Mw@@._V1_SY317_CR0,0,214,317_AL_

Machete es un ex federal mexicano que posee extraordinarias habilidades. Después de haber sido dado por muerto a raíz de un enfrentamiento con Torres, el rey mexicano de la droga, huye a Texas e intenta olvidar su trágico pasado. Pero allí la corrupción, además de provocar el asesinato de un senador, convierte a Machete en el hombre más buscado. Dispuesto a limpiar su nombre y a desentrañar la oscura e intricada red criminal, tropieza con Booth, un implacable hombre de negocios para el que trabajan innumerables asesinos a sueldo. Pero él cuenta con Luz, una sexy vendedora ambulante de espíritu rebelde y corazón revolucionario, y con Padre, un cura muy bueno con las armas.

Para poneros en situación, por si no lo sabíais ya: Machete surgió como un teaser —un trailer de una película que no existe— insertado en la sesión doble GrindHouse (2007), donde podéis encontrar su película Planet Terror —muy buena, es mi opinión— junto con Death Proof de Tarantino —bastante floja—. El éxito del trailer fue tal que Rodríguez se dijo: ¡Eh! ¿Y si la hago de verdad? Y así nos plantamos en 2010.

Decía yo que las películas de Rodríguez son muy familiares pero no me refiero a que vayas a verlas con tus hijos pequeños, claro. Lo que quiero decir es que entre el plantel de actores están sus sobrinas gemelas, su primo, el hijo del cuñado de su vecina… y el resto son colegiata de profesión. Todos ellos rostros muy conocidos empezando por Machete, nuestro querido Danny Trejo que es, por cierto, primo segundo de Rodríguez, aunque ninguno lo supo hasta que grabaron Desperado. Yo es que lo pienso y me imagino una conversación así: ¿Sabes que tengo una tía que emigró a los States desde Guadalupe? ¿Desde Guadalupe dices? ¡Pues mi tía también vino de allí! ¿Ah, sí? ¿Y cómo se llamaba? Lupe, trabajaba de costurera para… Y así todo, charleta de marujas entre plano y plano.

Volviendo a Trejo, aunque creo que no me he salido del tema: ¿En serio Michelle Rodríguez, Jessica Alba o Lindsey Lohan querrían acostarse con él? ¿Qué narices le ven? ¿Dónde está el atractivo? Y lo que es más importante: ¿Por qué entre toda la música había que poner esa banda sonora de peli porno de cadena de televisión local un viernes de madrugada? Conste que a mi me han hablado de ello, que no lo he experimentado en primera persona. No hay música que pueda despistar más.

Sale Robert de Niro y está fatal, pero De Niro últimamente está fatal siempre, así que no importa. Y salen también Don Johnson y Steven Seagal y estos ya dan miedo.

A ver, que la película es mala. Es tan mala que casi ni te ríes a pesar de que ya vas con la mentalidad de que va a ser mala y eso ayuda. Aún así tiene una puntuación de 6,7 en IMDB y de 3,5 (sobre 5) en Rotten Tomatoes, lo que me parece una bestialidad. Pero salen tetas y eso hay una porción de los espectadores —generalmente de género masculino y edad comprendida entre los 15 y los 25— a los que les resulta más que suficiente para darle una buena puntuación, así que vale.

Por cierto, existe Machete Kills (2013), la segunda parte. Esta tiene una puntuación muchísimo más baja. La veré. Estoy preparada para ello. Puede que tenga que recurrir al alcohol. Ya veremos. Y, si Robert Rodríguez cumple lo que amenaza, en algún momento habrá una Machete Kills Again (???). Expectante ando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s