The revenant (2015)

Si hace unas semanas hablaba de Kate Winslet y de su san benito por haber protagonizado Titanic, en el caso de DiCaprio no os quiero ni contar lo que ha debido suponer para él librarse de esa condena. No creo que lo haya conseguido. Aunque no será por falta de intentos y de talento. Para mí, siempre será Jack. Un poco de pena ya me da, ya.

The revenant, poster, acabo de salir del cine

Año 1823. En las profundidades de la América salvaje, el explorador Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) participa junto a su hijo mestizo Hawk en una expedición de tramperos que recolecta pieles. Glass resulta gravemente herido por el ataque de un oso y es abandonado a su suerte por un traicionero miembro de su equipo, John Fitzgerald (Tom Hardy). Con la fuerza de voluntad como su única arma, Glass deberá enfrentarse a un territorio hostil, a un invierno brutal y a la guerra constante entre las tribus de nativos americanos, en una búsqueda implacable para conseguir vengarse.

Estoy en la fila cuatro, que es, en general, una fila desastrosa para ver nada, más aún cuando tienes encima la maldita salida de aire acondicionado. Es lunes, y la sala está llena de no habituales que aprovechan el día del espectador y tienen problemas evidentes para encontrar su asiento de forma rápida y eficiente. Pero luego se portan muy bien y están callados todo el metraje. Todo el largo, eterno e inacabable metraje. Ciento cincuenta y dos larguísimos minutos llenos de planos de una belleza y una precisión técnica deslumbrantes. Pero larguísimos.

Y a media película mi pareja me hace un comentario que creo que define esta película como nada:

Pues sí, es más o menos como La princesa prometida, pero poniendo hijo en lugar de padre en la frase. Y con un poco más de drama. Y mezclando el cóctel con Bailando con lobos. Y esto es así. ¿A que ahora no podéis dejar de decir esa frasecita? Qué manera de sacarme de contexto. En fin.

¿Lo mejor? El nivel técnico, la increíble belleza de los paisajes, la sensación de poderío de la naturaleza por encima del engreído dominio humano… Cuando nieva notas el frío en los huesos y cuando sale el sol, aunque sea un solo rayo entre las nubes que amenazan tormenta, sientes cómo la piel se templa. Te crees el paisaje, te sumerges en él y entiendes el reto que suponía vivir en esas condiciones. Muchos primeros planos grabados sin cámara fija —tal vez demasiados, en cuarta fila todo movimiento repentino en la pantalla tiende a marearme un poco—, que a mi gusto fallan cuando a DiCaprio le da por transpirar y la lente se empaña, porque borra de un soplido la verosimilitud del momento y me recuerda que ahí hay una cámara, ergo todo es mentira. ¡Ah! También me recuerda el programa de cocina de Karlos Argiñano, con la cámara que se empañaba cada dos por tres. Me salgo de contexto otra vez.

¿El problema? Cuando alcanzas ese nivel técnico, es muy difícil mantener el equilibrio con la parte emocional. Y ahí es donde falla todo. Llega un momento en que DiCaprio me importa un pimiento. En serio. Me da igual lo que le pase. Es más, yo me lo hubiera cargado unos cincuenta minutos antes de acabar la película. Porque, vamos a ponernos serios: ¿el personaje que interpreta es Superman o qué narices está pasando ahí? ¿Alguien puede creerse, aunque sea remotamente, que una persona puede sobrevivir a semejante cúmulo de despropósitos? Atención, porque voy a hacer un destripe (Fundeu recomienda esta palabra por encima de spoiler, aunque no me guste demasiado). Pero, para no ser mala persona, voy a dejar el color de la fuente en blanco. Si queréis leerlo, no tenéis más que seleccionar el texto y podréis verlo.

¿Qué le pasa a Dicaprio? Pues así, a grandes rasgos: le ataca un oso que le arranca la mitad de la piel del cuerpo, sobrevive a la infección, incluida una fiebre altísima y tener que cauterizarse a sí mismo las heridas con pólvora, cosa que hace sin caer inconsciente; un pie se le da la vuelta y en un momento de la película vuelve a parecer normal sin que sepamos cómo; baja de la cima de un precipicio al fondo, donde está el río, con fiebre, sin poder andar y arrastrándose sin que, de nuevo, sepamos cómo; le acuchillan, le disparan, cae montado en un caballo por  otro precipicio y se golpea varias veces con un árbol antes de llegar al suelo sin romperse nada, le semi asfixian, le semi entierran, se pasa días arrastrándose por tierras heladas a temperaturas bajo cero, pasa días sin comer ni beber, duerme dentro del cadáver de un caballo…

A todo esto, añadiremos esos maravillosos recuerdos del pasado que podríamos haber ventilado con una frase explicativa bien construida. ¿Qué le pasa a Iñárritu que tanto le gusta que la gente vuele aunque eso rompa con la credibilidad del resto del metraje? A mi Iñárritu no deja de darme la impresión de que es pretencioso, no me digáis por qué.

Leonardo DiCaprio ganará el Óscar. No porque esta haya sido su mejor interpretación de los últimos años, ni de lejos, sino porque ya es hora de que se lo den de una vez. A ver, que no lo hace mal, pero su personaje, además de ser un Superman terrícola, es monoexpresivo. Como el resto de personajes, ya que hablamos del tema. Poco desarrollo y poca evolución para una película larguísima —¿había comentado ya que me ha parecido muy larga?—. Tal y como se presentan, desaparecen del plano. El malo es malo malísimo y un cabroncete —a diferencia de DiCaprio, no creo que Tom Hardy tenga opciones para el óscar a actor de reparto—, el capitán es un iluso que está ahí por enchufe y que no vale para nada, el protagonista se mete entre ceja y ceja que tiene que vengar a su hijo y ya.

Para terminar y hablando de Iñárritu y sus manías, menudo plano el último y que forma tan preciosa de romper la cuarta la pared sin hacerlo realmente. Que es un plano innecesario, pero con mucha fuerza e intensidad. Como la mayoría de los planos de la película. Por lo de innecesarios, digo.

Mi particular carrera de los Oscar:

Es tu turno para opinar de esta película: ¿qué te ha parecido? ¿era lo que esperabas? 

Anuncios

2 comentarios en “The revenant (2015)

  1. Me quedo con la curiosidad de la nota. Estoy muy de acuerdo contigo en casi todo. Quizá solo diferimos en que a mí , el defecto que tú señalas y con el que concuerdo, me parece que lastra más la película aun de lo que te parece a ti.
    Muy inteligente lo del spoiler en blanco. Sin embargo has de tener cuidado porque a Google no le gusta nada que se escriba en texto que no pueda leer el lector y a efectos de SEO eso es malísimo. Quizá podrías poner un botón de leer más o algo así.
    Me gusta muchísimo el tema que tienes. Es precioso.

    Me gusta

    1. Ay, Google y sus cosas… No abusaré del truquito, pero bueno, por una vez no creo que se caiga el mundo 😉.
      Lo del tema fue un poco casualidad, tenía claro que quería algo sencillo y que no me diera trabajo (que para eso ya tengo el otro blog)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s