Sully (2016)

 

Daba yo por sentado que ya había hablado de alguna película de Eastwood por aquí antes y no me aparece nada en los resultados de búsqueda. Pero resulta que sí, sólo que, al principio, no ponía etiquetas a las entradas y así no hay quien busque nada a posteriori. Total, que podéis leer la mini (muy, muy mini) reseña de El francotirador. U os puedo decir que no me hizo mucha gracia y os ahorráis cargar una página.

sully, acabo de salir del cine, clint eastwood, tom hanks, aaron eckart, poster

Chesley “Sully” Sullenberger es un piloto aéreo que en 2009 se convirtió en un héroe cuando, al poco de despegar, su avión se averió y logró realizar un aterrizaje forzoso del aparato en pleno río Hudson, en Nueva York, con 155 pasajeros a bordo. 

Así de entrada, el tema de la película no me interesaba mucho. De salida tampoco, la verdad. Eastwood lleva años estancado en películas que hablan de lo que él quiere: grandes héroes americanos —o lo que él entiende por héroes—. En este caso hay un problema añadido: la historia ni siquiera es novedosa para los no estadounidenses. No recordaba con claridad los detalles —estaba convencido de que el avión había pasado por debajo de un puente antes de amerizar–, pero sabía de qué iba la cosa y cómo terminaba.

Bueno, cómo terminaba a medias. Porque parece que a Chesley Sullenberger (Sully para los amigos), después del agobio inicial, la cosa le salió a cuenta, escribió un libro, vendió los derechos y tal. Esa parte la desconocía. Tampoco es que aparezca en la película, claro, pero se deduce del hecho de que la hayan rodado.

Pero, como pasa con Spielberg, cuando vas a ver una película suya sabes que estará bien hecha. Aunque sea un rollo. Que a alguno igual eso le resbala y prefiere una película interesante rollo cine Z que da vergüenza ajena pero te ríes. Pues también vale.

En Sully se ve, así de forma resumida, una sola cosa: un accidente de avión desde varias perspectivas diferentes. Ahí creo que se centra el interés de la película: en el enfrentamiento del factor humano, de un profesional experimentado con más de cuarenta años volando a sus espaldas, frente a los fríos datos de los simuladores de ordenador. También podemos enfrentar lo que recuerda el personal de vuelo frente a lo que queda grabado, el efecto de la presión del momento, de los nervios y cómo afectan a la memoria…

Pero, al margen de que técnicamente es una película corrientísima, a mí me ha dejado bastante frío: no arranca emoción alguna, y es que Tom Hanks ha ido adoptando una cara mono-expresión en los últimos años de la que no hay quien le saque y, a pesar de que Sully está concebida para que se luzca él y nadie más —dejando al segundo al mando, Aaron Eckhart  como un pasmarote que no pinta nada—, pues no termina de funcionar. Es correcto, pero es plano.

Por cierto, se pueden contar con las manos los personajes que no son blancos de edad media en la pantalla. ¡En Nueva York! Claro, como en la ciudad los negros, árabes, hindúes, hispanos o demás ni pasean por las calles… ya no es una cuestión de reparto, es que salen dos negros por casualidad y son de clase bien, por supuesto. Muy Eastwood todo, como el papel de la esposa de Sully, interpretado por Laura Linney, que es un añadido con cola que no sirve para nada, cuando, precisamente, era un momento ideal para decir que Hanks es algo más que un robot profesional. En lugar de eso, aparece una mujer en estado de histerismo continuo cuya única preocupación es que les quiten la casa de tropecientos metros cuadrados —viven cuatro en esa casa, ¡por favor!, les sobra como el ochenta por ciento. Y si el marido es piloto, ¿Cómo es que no están forrados?—.

Hay alguna otra cosa que no me encaja bien, como el —bastante— correcto comportamiento de los viajeros a la hora de evacuar el avión. A ver, yo me lo imagino más parecido al primer día de rebajas en Harrods, con gente aplastada por otra gente.

En resumen, me ha gustado mucho el montaje, como si fuera un puzzle donde nos van dando pieza tras pieza hasta completar el accidente. Pero, por lo demás, me ha dejado frío y aburrido y no he conseguido conectar con algo que, supuestamente, debería ser emocionante.

¿Y tú? ¿Has visto Sully? ¿Qué te ha parecido la interpretación de Tom Hanks? ¿Eres fan de Clint Eastwood? Tienes los comentarios a tú disposición. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s