Ex machina (2015)

En esta época de parón lo que sí he hecho es ver una barbaridad de películas de ciencia-ficción en Netflix. Ahí es donde me he dado cuenta de algo: la mayoría son malas —muy malas o terribles, más bien—. Y otra cosa es que mi criterio de ciencia ficción no se ajusta a películas, por poner un ejemplo sacrílego, como La guerra de las galaxias, que se acercan más al género de aventuras en un ambiente futurista. Quien tenga ganas de vapulearme, que empiece ya.

ex machina, acabo de salir del cine, ciencia ficción

Nathan, un programador multimillonario con fama de reclusivo, selecciona a Caleb, un joven empleado de su empresa, para que pase una semana con él en un lugar remoto en las montañas con el objetivo de que participe en un test en el que está involucrada su última creación: Ava, un robot-mujer en el que inteligencia artificial lo es todo.

Seguramente por eso Ex Machina ha sido una sorpresa. Una sorpresa relativa, porque llevaba con ganas de verla mucho tiempo —admitidlo, vosotros también tenéis una lista infinita de títulos que “deberíais haber visto” pero que, por una u otra razón no lo habéis hecho—. Aunque ya sabemos lo que pasa cuando esperas algo con demasiado entusiasmo –las probabilidades de decepcionar son proporcionales a las ganas que tengas—, este no ha sido el caso, así que puedo afirmar que Ex Machina es un sí rotundo.

¿Quiénes deberíais ver esta película? Para empezar, los fans de la serie televisiva Black Mirror, en especial de la primeras dos temporadas, donde todos los capítulos te dejaban con un cierto mal sabor de boca, frente a los finales “más felices” de la tercera”. Ex Machina tiene un aire intimista, oclusivo, que no necesita de grandes alardes ni de escenas espectaculares para llevaros a una situación de tensión creciente. Juega con la intriga y se desliza muy poco a poco, dejando caer pista tras pista al mismo tiempo que se las ofrece al protagonista, para que el espectador se pueda identificar con él sin reparos. Comparten una estética común, una forma de contar las cosas tan similar que, si no fuera por la duración, podría decirse que es un capítulo más de la serie, situada en un futuro tan cercano que no podemos escapar al agobio de creer que ya está sucediendo.

Cuando comentaba que esto para mí sí es ciencia ficción, me refiero a que necesito que me haga pensar, cavilar sobre el tema que plantea. En Ex Machina no es algo muy original, la verdad: ¿Se puede dotar de inteligencia propia a una máquina? Y en el caso de que sí se pueda, ¿Llegará el momento en que las máquinas nos consideren inferiores?. Desde 2001, Una odisea espacial hasta Blade Runner, son decenas las películas que han tratado esta cuestión. En literatura, os recomiendo Golem XIV, de Stanislaw Lem, uno de los genios de la literatura de ciencia ficción. Pero Ex Machina lo cuenta bien. Para empezar, porque sabe situar la acción —o la falta de ella– en un espacio cerrado, que limita al espectador a la mente de los tres personajes que ocupan la pantalla: El creador, la creación y el individuo que testa el éxito o fracaso del proyecto. De ahí que la importancia esté en los conceptos más que en la forma, aunque ésta sea también muy relevante en áreas como el excesivo secretismo de las grandes corporaciones.

Pero a diferencia de otras películas del ramo, Ex Machina introduce también un componente emocional, romántico incluso, que se convierte, a medida que la trama avanza, en un arma más a disposición de la tecnología o en una debilidad humana. Nos peleamos con cuestiones morales que se escapan de nuestro entendimiento.

Además de lo bien orquestado que está el guión, los tres personajes principales —hay un cuarto, también relevante, aunque no lo parezca en un principio— están no sólo bien definidos, sino que evolucionan con las circunstancias, algo muy de agradecer en un momento donde la inmovilidad es la reina. Y los efectos especiales, limitados pero muy bien ejecutados, ayudan a crear este mundo de ficción tan creíble.

Así que si queréis disfrutar con el género, no dejéis de ver esta pequeña joya.

¿Has visto Ex Machina? ¿Te gustó? ¿Qué otras películas del género de ciencia ficción más duro me podrías recomendar? Tienes los comentarios a tu disposición. 

Anuncios

Un comentario en “Ex machina (2015)

  1. A mi me gustó muchísimo y eso que coincido contigo en que la ciencia ficción no es precisamente mi género favorito (ni en literatura ni en pelis). Me dejó una sensación…uf…desazonante diría yo pero en eso radica su éxito supongo, por lo menos en lo que a mi respecta. Y por cierto Alicia Vikander maravillosa, como siempre de diez. ¡Muy fan! Gracias por la crítica Patricia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s