La langosta (2015)

Llevo tres días intentando ir a ver El puente de los espías, la última película dirigida por Spielberg y no hay forma. Todas las sesiones completas. ¿Pero qué pasa? Si ha hecho buen tiempo este puente. ¿Qué hacéis, que no os vais de turismo o algo y me dejáis asientos libres en la sala de cine?

La langosta. The lobster. Acabo de salir del cine.

una historia de amor no convencional, ambientada en un mundo distópico, en el que según las reglas establecidas, los solteros son arrestados y enviados a un lugar donde tienen que encontrar pareja en un plazo de 45 días. El tema central es la soledad, el temor a morir solo, a vivir solo, y también al temor a vivir con alguien. 

Creo que es la primera película griega que veo. Probablemente no, pero no soy capaz de decir ninguna otra en este momento. Claro que, griega, griega, lo que se dice griega, tampoco. Es la película con más nombres de productoras, entidades públicas financiadoras y distribuidoras que he visto desde hace mucho. Así que, aunque es griega de manera oficial, ahí hay un buen batiburrillo internacional.

El planteamiento es de lo más interesante: estamos en una sociedad en la que está prohibido estar soltero, así que la gente sin pareja, o que ha enviudado recientemente, o que su pareja le ha abandonado por otro… es enviada a un hotel, donde tiene 45 días para encontrar a alguien compatible o serán transformados en un animal de su elección. En el caso de Colin Farrel, en una langosta. Lo justifica pero, en serio: ¿si pudierais elegir, de verdad escogeríais transformaros en langosta? ¿Habéis visto de cerca los ojos de una langosta? Son como aliens…

El hotel tiene por lo demás una serie de normas curiosas: todos los días hay partidas de caza para capturar “solitarios”, un grupo de solteros que viven al margen de la ley bajo sus propias reglas. Según el número de solitarios que caces, el número de días que te quedan disponibles hasta tu transformación se amplía. También hay una prohibición expresa de masturbarse, se celebran representaciones para demostrar que la vida en pareja es mucho mejor… Lo que viene siendo un despropósito muy civilizado que nadie pone en duda.

La primera parte de la película, la que transcurre en el hotel, es bastante interesante, por la novedad de la premisa que plantea. El problema es que, al llegar a la segunda parte, donde Colin Farrel decide huir y unirse a los solitarios, la película comienza a desbarrar cosa mala y se hace lenta y soporífera.

Está definida como una película romántica. Yo no la veo así. Me parece un esfuerzo interesante por definir cuáles son las características que hacen compatibles a una pareja —en la película se recurre, sobre todo, a compatibilidad en características físicas, como la cojera, la miopía, abundantes sangrados nasales o tener un pelo Pantene—, la necesidad como individuo de compartir nuestra experiencia con otros, el esfuerzo por “encajar” en una sociedad que castiga los elementos disconformes o fuera de la norma general, la ansiedad por no estar sólo…

También tiene toques humorísticos, bastante negros por cierto, como que a una pareja le entreguen un hijo (a saber de dónde ha salido) porque eso ayuda a mantener unidas las parejas. No sé si habéis conocido alguna pareja que recurra a traer una nueva vida al mundo para solucionar sus problemas —yo sí— pero supondréis que eso no hace más que destrozar una tercera existencia.

Y cuando uno pensaba que la vida en el hotel no podía ser más absurda, gris y deprimente, el espectador se encuentra con que la vida de los solitarios es aún más degenerada, con una Léa seydoux en un rol de lideresa engreída dispuesta a mantener la cohesión del grupo a cualquier precio. Por cierto, ¿Léa no sonríe nunca? ¿No tiene papeles alegres y estrafalarios? A lo mejor es que tiene una sonrisa muy de falsete, no sé. Y me ha sorprendido que se ponga como protagonista a Rachel Weilz, que sale mucho más tarde en el filme y que tiene menos papel que ella, que en los créditos queda relegada casi al final (que no al final, ya sabemos que ése es un puesto de honor).

Colin Farrel es un actor que no termina de convencerme. Y Colin Farrel con barrigón y bigotillo horroroso ya ni os cuento. Interpreta a un personaje que, salvo en la transición del hotel al bosque, es anodino, está desorientado, se adapta a las circunstancias pero al tiempo le dan lo mismo. No dejaba de recordarme —también hay cierta similitud en el mensaje que se transmite— a Joaquin Phoenix en Her. Rachel Weilz correcta, sin más. La verdad es que ninguno de los actores me han transmitido demasiado, pero el tono de la película, monótono y sin ningún altibajo, tampoco les da facilidades. No hay momentos vibrantes aunque la narración tampoco se estanca, va deslizándose con suavidad, salvo en el último tramo.

En fin, que es una película rarilla, con un interesante punto de partida, un desenlace también interesante pero con momentos soporíferos. Por si tenéis ganas de ver algo diferente.

Os dejo el trailer. Aviso: eso de divertidísima es una mentira gorda, gorda.

Anuncios

2 comentarios en “La langosta (2015)

  1. Lo de “un mundo en que los solteros”… seguro que atrae por sí mismo a un montón de singles deseosos de ver reflejadas sus miserias existenciales. Lo de Colin Farrell buscando pareja no parecería muy difícil, pero claro, si es con bigote y barriga es otra cosa. Me gustan tus críticas porque son muy sinceras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s