La ola (2008)

La Tercera Ola fue un experimento llevado a cabo por Ron Jones en 1967 en el Cubberley High School (Palo Alto, California). Quería demostrar que incluso las sociedades libres y abiertas no son inmunes al atractivo de ideologías autoritarias y dictatoriales, y también explicarles cómo fue posible que los alemanes (no judíos) permitieran que el partido nazi exterminara a millones de “personas indeseables”.

Empezó por cosas simples (sentarse bien y en poco tiempo) para luego ir aumentando el carácter autoritario de sus órdenes (no hablar salvo si él daba permiso, instaurar un uniforme para los miembros de la clase, un saludo común, un logo y un lema…).

El experimento se le fue de las manos cuando alumnos ajenos a su clase empezaron a tomar parte de estas normas, captando a nuevos miembros e incluso denunciando a aquellos que no participaban. El quinto día Jones decidió convocar a sus seguidores para comunicarles que todo había sido un experimento y enseñarles un documental sobre el movimiento nazi.

 

La_Ola-Cartel

En Alemania, durante la semana de proyectos, al profesor de instituto Rainer Wenger (Jürgen Vogel) se le ocurre hacer un experimento para explicar a sus alumnos el funcionamiento de un régimen totalitario. En apenas unos días, lo que parecía una prueba inócua basada en la disciplina y el sentimiento de comunidad va derivando hacia una situación sobre la que el profesor pierde todo control.

Con este punto de partida, Todd Strasser escribió la novela La ola, describiendo los mismos hechos pero trasladándolos a la Alemania actual, novela en la que se basa el director Dennis Gansel para crear esta película.

Cabría esperar, tal vez, un resultado diferente. Estamos en Alemania, cuna del nazismo, así que podemos suponer que la situación no volvería a repetirse. Por otro lado, frente a los apenas veinte años tras la Segunda Guerra Mundial en el experimento inicial, aquí estamos hablando de más de sesenta, la memoria se desdibuja (la colectiva aún más) y es fácil olvidar y, por tanto, repetir.

Es interesante el desarrollo del experimento. En un principio, todo son ventajas: la uniformidad ayuda a integrar a los individuos, a evitar comparaciones e, incluso, puede llevar a exigir un menor desembolso económico. Todo parece más fácil y el grupo se une con facilidad y cada miembro protege al resto. Sin embargo, pronto aparecen los problemas: desprecio por los no miembros hasta extremos violentos, falta de identidad individual…

Lo que más me sorprendió fue la rapidez con la que arraigó el grupo: apenas cinco días. Eso es así en parte porque el guión es bastante tramposo respecto de la situación original: exagera las consecuencias del grupo –el final de la película es totalmente ficticio—, pero sin llegar a extremos como el de El experimento (peliculón del que me gustaría hablar pero que me dejó tan mal sabor de boca en su momento que me resisto a volver a verla).  ¿Llegaría a ser tan impactante la cuestión si se asemejara al experimento real? Tal vez no, pero no dejaría un sabor tan amargo.

Tampoco me agradó demasiado el final. Creo que el punto idóneo para cortar el metraje hubiera sido el fin de la reunión con el profesor, y que los minutos que van detrás aportan poco y hacen caer a la película en algo más propio de la sobremesa.

El valor de La ola no reside tanto en la parte cinematográfica, sino en todas las cuestiones que plantea: la necesidad del libre albedrío de los individuos, la posibilidad de crear una unión sin coartar las libertades de no miembros, cómo se manipula a la masa desde el carisma y la fascinación ejercida por un individuo (en este caso la figura del profesor-guay, ese que gusta a todos los alumnos ya que les da más libertad y tiene métodos innovadores que les tiene en cuenta)… Genera una cercanía con el espectador al traer el discurso a una época actual (lo suficientemente no definida para que no se quede anticuada rápidamente) y plantea un ejercicio de didáctica orientado a adolescentes pero que no salvará a los adultos de la reflexión.

¿Has visto La ola? ¿Te convenció o no? ¿Qué otras películas de este estilo recuerdas que te interesaran? Tienes los comentarios a tu disposición.  

 

GuardarGuardarGuardarGuardar

Anuncios

Un comentario en “La ola (2008)

  1. La verdad es que esta película me hizo pensar mucho. Es muy curioso, porque me la pusieron en segundo de bachillerato cuando aun me debatía sobre lo que quería ser en la vida, y de pronto vino esta peli, y también “Requiem for a dream” y “Trainspotting” y otras tantas que no me dejaron indemne.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s