The martian (2015)

Voy a empezar esta semana con una confesión inconfesable: la razón por la que no fui a ver The martian –si alguien sabe por qué la han traducido por Marte en lugar de por  El marciano, que me lo cuente, por favor–. ¿Queréis saberlo? Pues bien, la razón por la que no la vi en cines es que vi el trailer y dije: ¡Anda!, ¡Pero si han cogido recortes de Interestelar y han hecho otra película igual!.

Así de malo me pareció el trailer.

Y van y la nominan a mejor película. Cómo les gusta fastidiar.

poster, the martian, matt damon, ridley scott, acabo de salir del cine

Durante una misión tripulada a Marte, el astronauta Mark Watney es dado por muerto tras una terrible tormenta y abandonado por la tripulación, que pone rumbo de vuelta a la Tierra. Pero Watney ha sobrevivido y se encuentra atrapado y solo en el hostil planeta rojo. Con suministros escasos, deberá recurrir a su ingenio y a su instinto de supervivencia para encontrar la manera de comunicar a la Tierra que sigue vivo.

Ridley Scott ha dirigido Alien y Blader Runner y con eso ya le vale para estar en el olimpo de los directores, si tal cosa existe. Bueno, también ha dirigido otro montón de películas que, cuando menos, podemos decir que son aceptables. El problema de hacer las buenas al principio es que luego se comparan las demás y te hunden las críticas (que se lo digan a Shyamalan). Y Matt Damon es un actor que a mi me cae bien, no sé bien por qué, supongo que porque es coprotagonista de Dogma, una película que habré visto unas cien veces. En serio. No es una gran película. Lo sé. Me da igual.

The martian es una película basada en el libro homónimo de Andy Weir, un ingeniero informático que demostró que, alguna que otra vez, suena la flauta cuando quieres autopublicarte un libro. Antes de que os lancéis, mirad las estadísticas y las probabilidades de que os pase lo mismo. Son más o menos las de que os toque la lotería. Como no he leído la novela, no sé si es buena, regulera o una porquería. Pero si el libro funciona, ¿por qué no va a funcionar la película? Y con esta afición que tienen últimamente los estudios de no arriesgarse y tirar a lo fácil –que no siempre les sale bien, por cierto– se lanzaron a adaptarlo.

51Rad1zFU3L._SX315_BO1,204,203,200_Pero no funciona. Lo primero es decir que no tengo la más remota idea de por qué es una candidata a mejor película en los Óscars. Teniendo en cuenta las que llevo vistas, intuyo que este año han querido algo más de diversidad en cuanto a temas e incluir algo de acción y aventura para que no se diga que sólo hay dramones y biopics.

The martian es una película entretenida, no se hace larga y va muy bien acompañada de palomitas –en mi caso fueron nachos con queso y salsa picante–. Pero el mayor problema que tengo es que no me creo nada de lo que pasa. Dicen que es bastante verosímil desde el punto de vista científico, pero aún así hay cosas que me chirrían: ¿por qué puede un Matt Damon desnutrido mover con su cuerpo una cúpula que pesa más de cien kilogramos en la atmósfera de Marte? Ni idea. ¿Por qué juegan con los tiempos de comunicación entre el planeta y la Tierra y unas veces los respetan y otras parece que son inmediatos? Ni idea. Tal vez en general sea todo realista, no lo sé, pero a mi no me lo parece.

Y eso se debe, entre otras cosas, a que el personaje de Damon no transmite nada, aparte de ser un tío listo. Pensadlo con calma: os quedáis atrapados en un planeta desierto donde las probabilidades de morir en un plazo corto de tiempo son muy, muy altas y ¿qué hacéis? Pues inmediatamente os ponéis a buscar soluciones técnicas a la falta de agua, autonomía de vuestro vehículo y comida. Já. Me parecería una respuesta mucho más probable haber pasado por las famosas cinco etapas de aceptación. O al menos, por las dos primeras: negación –no, no no. Esto no puede estar pasando, no, no no– y, por supuesto, ira. ¿De verdad es posible que Damon no suelte ni un solo improperio o insulto dedicado al resto de su equipo? Es un absurdo que se carga de un plumazo la verosimiltud del personaje.

Hablando de insultos, ¿quién decidió que la película tenía que ser apta para niños pequeños? En todo el metraje hay dos momentos en que se suelta el consabido F***: en el primero de ellos, se enfoca a Damon desde fuera de su vehículo, por lo que no se le oye aunque se lee en los labios lo que ha dicho. En el segundo, lo escribe una pantalla, aunque el espectador no llega a ver esa pantalla, pero intuye lo que ha puesto por las reacciones de la gente que recibe su mensaje. Si me hubiera pasado a mi algo parecido –dada mi forma física es totalmente imposible que me acepten en un programa espacial–, habría llorado. Mucho. Al principio. Me habría desgañitado, habría mentado a la madre de un montón de gente aunque la pobre no tuviera culpa de nada. Y luego ya, si eso, me hubiera puesto a buscar alguna solución para mi situación.

Damon se enfrenta a la soledad y a la muerte como si nada, de forma racional. El ser humano no es racional, es emocional, algo que se manifiesta aún más en situaciones extremas, estresantes o tensas. Damon no, él es como un robot que absorbe parámetros y vomita soluciones. Le falta humanidad.

En resumen, es una película entretenida, que está bien, pero para mi ver ésta o ver Planeta rojo me es indiferente. Está claro que The martian tiene más calidad, está mejor construida y mejor realizada, pero es sólo eso, un divertimento. Y yo pensaba que me iba a encontrar con algo más.

Mi particular carrera de los Oscar:

Es tu turno para opinar de esta película: ¿qué te ha parecido? ¿era lo que esperabas? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s